Share in / Compartir en
Pixabay

 

 

Post elaborado en su integridad  por Noelia Herrero – Profesional en Marketing Digital, actual responsable SEO en ISDIN “Love your skin” Compañía Farmaceútica Internacional.

Perfil Profesional LinkedIn – Noelia Herrero

 

Todos somos conscientes de que la mayoría de cosas que compramos nos entran por la vista, y por ello podemos valernos del packaging para conseguir potenciar nuestro producto en el mercado, además de consolidar nuestra imagen de marca. El packaging va más allá de las simples funciones de un envase (contener, proteger, distribuir y presentar los productos), nos sirve para conectar emocionalmente con nuestro target y potenciar la decisión de compra de nuestro producto.

 

Así, veamos 10 pautas para conseguir un buen packaging y aumentar las ventas de nuestro producto:

 

1. Adaptado a nuestro target. Para saber cómo será el diseño de nuestro packaging debemos tener muy claro a qué público va dirigido, ya que no mostraremos de la misma forma un producto a un público infantil que a un público adulto, a un cosmopolita que a alguien más rural, a un estudiante que a una ama de casa, etc.

2. Acorde al posicionamiento de nuestro producto/marca. Tenemos que saber por qué nos posicionamos, es decir, con qué competimos. Si competimos con calidad, el diseño del packaging tendrá que ser cuidado, pero si competimos por precio podemos permitirnos un diseño más sencillo, o incluso algo cutre.

3. Coherente. Los colores, formas, curvas, tienen que estar relacionados con aquello que vendemos. Si vendemos un detergente no mostraremos una barra de pan, y si vendemos una barra de pan podemos poner en el envase fotografías de cereales, colores cálidos, etc.

4. Limpio. Ante la duda, siempre es mejor utilizar el blanco como color principal, y otros tonos para comunicar los atributos del producto.

5. Llamativo. Hay que tener en cuenta que, como hemos comentado antes, el envase de un producto puede ayudarnos a que alguien lo compre, y para ello tiene que llamarle suficientemente la atención, ser vistoso, sugerente y agradable a la vista.

6. Que resalte las características positivas de nuestro producto. Si es un producto sin gluten, o light, con cereales integrales, fibra… pero sin atosigar al consumidor con un exceso de información.

7. Diferente de la competencia. Es muy importante encontrar el elemento diferenciador de nuestro producto y potenciarlo para conseguir así valor añadido.

8. Ecológico. el bombardeo mediático sobre el cuidado del medio ambiente ha logrado que la gente adopte prácticas ecológicas en sus hábitos de compra. Los envases orgánicos, reciclables o biodegradables tienen ventaja sobre aquellos que no lo son.

9. Original. Lo original llama más la atención. Todo lo que despierte la curiosidad del consumidor (para bien) puede hacer que se fije detenidamente en nuestro producto y desee adquirirlo, aunque sea por compra impulsiva.

10. Con capacidad para evolucionar. Al final, lo importante es adecuarse siempre a los deseos de nuestros consumidores, ya que son ellos los que nos proporcionan ingresos, de manera que tenemos que estar abiertos a ir haciendo modificaciones en nuestro packaging.

 

 

Noelia Herrero
Head of SEO at ISDIN | + posts

Noelia Herrero es profesional en Marketing Digital. Head of SEO & Search en ISDIN. Teacher & Speaker. Consultora Especialista y Estrategia en Marketing Digital.

Noelia también nos brindó una entrevista exclusiva en el 2015 como Estudiante y Blogger en Marketing Digital.

By Noelia Herrero

Noelia Herrero es profesional en Marketing Digital. Head of SEO & Search en ISDIN. Teacher & Speaker. Consultora Especialista y Estrategia en Marketing Digital.

Noelia también nos brindó una entrevista exclusiva en el 2015 como Estudiante y Blogger en Marketing Digital.